LA CASA EN PIEZAS

SALA DE ESCAPE ROOM EN MURCIA

Jugadores

Mínimo 2, máximo 7.
2 o 3 personas: 60€
4 o 5 personas: 80€
6 o 7 personas: 100€

Requisitos

Mínimo 13 años. La aventura se realizará sin calzado. (Más info aquí)

Duración

75 min.

Dificultad

Media. Temática terror, no recomendado para personas sensibles.

¡¡¡Prueba la nueva opción!!!

Versión hardcore disponible solo 30€ por grupo (sólo para mayores de edad).

Elige tu día de aventura

julio 2020
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
293012345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829303112

Para reservar con menos de 24h. ponte en contacto con nosotros. Es importante ser puntuales. Si al final sois más jugadores que los indicados en la reserva no pasa nada, podrás pagar en efectivo o con tarjeta en la sala. Recuerda leer bien toda la información antes de realizar la reserva.

Historia... ¿Te gusta leer?

La joven Uriel fue secuestrada por un oscuro culto que azota las costas de levante «Los hijos de Leviatán».

El rastro de la chica llevó a la policía a una vieja casa, donde aparecieron decenas de cuerpos sacrificados, pero el cuerpo de Uriel nunca apareció. Los años han pasado, y su padre cansado de esperar respuestas que nunca llegan, ha ofrecido una recompensa a todos aquellos investigadores que se atrevan a desafiar a «Los hijos de Leviatán»… que se atrevan a adentrarse en este enclave diabólico donde Uriel desapareció…  “La casa en piezas”.

Existen lugares oscuros y aterradores, historias no muy lejanas que ya forman parte de la España negra y criminal. Espeluznantes leyendas que han hecho heridas sobre la tierra, tan profundas que se adentran hasta el mismo infierno. Un submundo macabro de sectas ocultistas que conviven con nosotros y se alimentan de nuestras almas. Entre ellas se encuentran “Los Hijos de Leviatán”, que durante décadas campan ocultos a sus anchas en los pueblos cercanos a las costas de levante.

Aunque nadie ha podido demostrar su presencia, las desapariciones de mujeres jóvenes han ido aumentando con los años y el rastro de sangre a su paso no deja duda posible de su existencia.

Fueron tres los acólitos que secuestraron a Uriel. Su padre, a pesar de ser golpeado fuertemente en la cabeza, recuerda las tres túnicas negras como el abismo, escapando absorbidas por la noche. Pero aquel día fue diferente, la policía consiguió seguir el rastro del teléfono móvil de Uriel, que les condujo hasta un pequeño pueblo, hasta una casa…

El infierno y el horror se fundieron en aquel enclave diabólico. La policía no consiguió capturar a los acólitos, no había rastro de ellos, pero sí de sus rituales y sacrificios. Los restos de decenas de mujeres sembraban las habitaciones de aquella casa, todas habían sido decapitadas y descuartizadas. Sus cabezas estaban amontonadas por todos los rincones, la sangre y las vísceras cubrían las paredes junto a símbolos ocultistas y nigrománticos.

Durante semanas estuvieron identificando todos los cuerpos. Todos menos uno. El cuerpo de Uriel nunca apareció…

La vivienda fue precintada, sellada y bautizada por los testigos como “La casa en piezas”.

Han pasado 666 días de aquel trágico descubrimiento, Manuel, el padre de Uriel, hace tiempo que perdió la esperanza de encontrar a su hija con vida. Ya, viejo y cansado, busca paz para su corazón atormentado por el dolor. Su único deseo es encontrar el cuerpo de su hija o saber que ocurrió con ella. Solo y sin herederos, ha decidido entregar toda su fortuna a aquel que descubra que pasó con Uriel.

Aquellos investigadores que se atrevan a desafiar a «Los Hijos de Leviatán», que quieran descubrir la historia de Uriel y encontrar su cuerpo…

La casa en piezas les espera…

En silencio…

El Rey Rojo  2020 ©

Política de privacidad

Cookies